Expectativas: las dos caras de la moneda

“No pidas deseos, de esa manera no das cabida a decepciones” ¿Penoso cierto? La verdad es que sí, dado que en la vida, independientemente del ámbito, sea este amor, trabajo u amistad; las exceptivas siempre surgen, pero pueden llegar a ser una peligrosa arma de doble filo.


¿Por qué de doble filo?

De vez en cuando las personas caemos en un estado de crisis existencial y frustración por no lograr aquello que queremos, o porque la pareja no cumplió con algo que representaba mucho para ti. Entonces, ¿a quién debemos culpar? La respuesta puede ser chocante; sin embargo, la responsabilidad es de nosotros mismos, por habernos aferrado a una idea o anhelo demasiado fuerte.
Esta premisa se fundamente en la libertad de pensamiento, de actuar; dado que la otra persona tiene todo el derecho a corresponder según lo que le nace, acorde con su forma de ser, naturaleza y motivación. No obstante, eso no quiere decir que debas tolerar la indiferencia o despreocupación, solo que en materia de deseos y anhelos no puedes cerrarte a obtener una respuesta según tus estrictos y poco flexibles parámetros. Si reflexionan en la idea anterior ¿no creen que es un poco egoísta y nada auténtico el querer que algo se desarrolle únicamente según nuestra expectativa? Para tal caso, ¿dónde está la magia?

La felicidad suele ser proporcional a nuestro nivel de aceptación e inversamente proporcional a nuestras expectativas.

Jennifer Delgado S.

Por otra parte, a veces pecamos por querer tapar el sol con un dedo o por querer pedirle peras al olmo. Esto es algo que debes de evitar a como dé lugar, porque entras en una escena de un drama lamentable; debido a que como individuos debemos ser conscientes de nuestra realidad, de poder conocer y saber qué puedes o no esperar del otro.

¿Y el filo no incisivo?

Bueno, como seres perfectamente imperfectos nos equivocamos. El querer y anhelar cosas es parte de nuestra naturaleza como individuos capaces de amar con locura y desenfreno. Por ello, tener expectativas es solo un ápice del complejo mundo de las relaciones humanas. Representan lo más profundo de nuestros deseos y transparentan ese lado romántico, apasionado y soñador.

Al entender el proceso y mecanismo de nuestras expectativas…vamos aceptando y amando a las personas y a nosotros mismos por lo que son, por lo que somos, con nuestros errores y aciertos. Nos permitimos ser como necesitemos ser, permitimos a los demás ser como necesiten ser y como quieran ser.

Rafa Aragón

Entonces, cerramos la reflexión con el hecho de que no hay nada más humano que el amor. Por esa razón, no frustres el latir de tu corazón, ama con libertad, sueña, desea. Pero tan solo, no trates de moldear el amor o la forma en la que las personas te manifiestan su cariño, responde a tus expectativas con madurez y flexibilidad. Finalmente, déjate sorprender y vive cada momento con total plenitud.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: