Sentidos contrarios, un amor que pudo ser

Con el oido derecho medio tapado y con un cálido sol iluminando la mini terraza empiezo a escribir esta nota. Estos días he reflexionado acerca de la fragilidad de las cosas y cómo de repente tu vida da un giro de 360°, creyendo tener algo sólido con una persona, habiendo celebrado un año de relación, llegando a casi convivir y despertando cada día en el sobrecogedor pecho de alguien que profesaba un amor sincero; lleno de pasión y desenfreno. Para que de repente ante un solo momento de verdad, todo se desmorone, el “amor” se desvanezca, y el silencio sea ahora el protagonista de la historia. 

Algo que pudo ser maravilloso, dos polos opuestos mutuamente atraídos como la luna y el sol; hasta que te das cuenta que en realidad todo era una ilusión, que tu corazón otra vez se había dejado desnudar, que nuevamente cedía ante el despecho y frustración por el tiempo de haber resguardado su palpitar en la sombra; aparentando ser nada, «primos» ante los ojos de la gente.

A pesar de todo, una parte de mí siempre fue consciente de las cosas y fue acumulando hechos descaradamente falsos, cubiertos por un «fue solo por compromiso», «conversamos temas de salud», hasta que como todo, llegue a mi límite. Es allí donde me di cuenta de que aspirábamos cosas distintas; mientras yo daba mi 100%, era transparente y anhelaba más, la contraparte ya se había acostumbrado a sus dos caretas; a decir mentiras con tal expertise, que por momentos dudaba acerca de qué tanto podría mentirme a mi también (obviamente lo hacía).

Hubieron momentos donde pude sentir un sentimiento real, fuerte, sincero; sin embargo, fueron efímeros y perjudicados por hechos que dañaban no solo a la relación, sino a mis propios sentimientos. Pese a ello, siempre estarán conmigo como bellos recuerdos, seguirán recordándome que yo fui sincero y que por apuntar en sentidos contrarios la vida optó por no dejar que siga forzando algo, que desde un principio involucraba no solo a dos corazones, sino también a un tercero tristemente cegado por la obsesión y la mentira.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: