Romances a la antigua

Seguimos con mariposas en el estómago esta semana, maratón de series y películas de amor; disfrutando ya de las tan ansiadas vacaciones. Me encuentro finalizando una de mis series favoritas “Sex and the City” y terminando de ver “Amor en los tiempos del cólera”, cuyo libro no logro terminar desde hace meses, pero ahora losSigue leyendo “Romances a la antigua”

Una fugaz y verdadera ilusión

Inicié el año no tan bien como quería, no en una playa viendo el amenecer; sino en mi oscura habitación, acompañado de un fiel mejor amigo que entre risas y bromas, logró que este tan especial e importante día sea llevadero y no tan solitario.  Soy una persona un poco complicada, por momentos muy fríoSigue leyendo “Una fugaz y verdadera ilusión”

Una cuestión de gustos

La pasión, el enamoramiento y desenfreno, son términos con los que muchos sueñan [me incluyo], que genera suspiros y sensaciones tan dulces como el algodón de azúcar; tanto así que cuando entras a esta etapa es como si volaras, sintiendo de repente una necesidad sin limites de estar con esa persona; de tenerla cerca, abrazarlaSigue leyendo “Una cuestión de gustos”

El amor de cuento de hadas. An Urban leyend?

El amor, el dulce y efímero amor, deseado y anhelado por muchos, odiado y lastimado por unos cuant…¡ay vamos! Por muchos también. El amor, el sentimiento más bello y poderoso de todos, capaz de cambiar el curso de la vida de las personas, capaz de influir en la toma de decisiones, de destruir barreras, lazosSigue leyendo “El amor de cuento de hadas. An Urban leyend?”

Eres la persona correcta en el momento equivocado

Eres la persona correcta pero nos conocimos en el momento equivocado Somos tan iguales pero tan distintos a la vez Tú con tus miedos y yo con mis manías Tú con tus experiencias de la vida y yo aun empezando un camino por recorrer Tú con sueños rotos y yo aun con muchas esperanzas y sueñosSigue leyendo “Eres la persona correcta en el momento equivocado”

Volátil como la arena y el mar

Recuerdo haberle dicho que se cuide mucho y agradecerle, mientras intentaba abrazarlo y no caer en mi estúpido impulso de demostrarle cariño o algo que se le pareciera. Y así se fue, se fue con un “me encantaría volverte a ver”, perdido en mis labios, lo vi pasar desde el balcón de la habitación dirigiéndoseSigue leyendo “Volátil como la arena y el mar”