La pasión, el enamoramiento y desenfreno, son términos con los que muchos sueñan [me incluyo], que genera suspiros y sensaciones tan dulces como el algodón de azúcar; tanto así que cuando entras a esta etapa es como si volaras, sintiendo de repente una necesidad sin limites de estar con esa persona; de tenerla cerca, abrazarla y hacer cualquier cosa con tal de estar juntos.

Bueno hasta allí todo marcha bien y es color de rosa. Pero, hablando sin filtro y remontándonos al inicio , ¿en quién te fijas?, ¿qué es lo que te importa?, ¿qué es lo que te hace suspirar?, ¿el físico o lo interior?, ¿la comicidad o el ser intelectual?, ¿realista o ambicioso? Todas estas cuestiones son gustos, preferencias puntuales que como ser humano tienes, por lo que no debes de sentirte mal si tienes cierta inclinación a personas con características singulares, sean estas físicas o de personalidad.

En mi experiencia personal cuando se tratan estos temas, muchas veces los amigos, amigas malinterpretan el asunto y te consideran superficial, interesado, creído y demás adjetivos populares; sin embargo, nunca me he amilanado u ofendido, por el contrario me lleva a la reflexión y al análisis.

Ahora, respondamos lo siguiente: ¿Eres verdaderamente interesado?

A pesar de que la respuesta en la mayoría de casos es no, me gustaría comentar que el interés es mal visto, si entre tus gustos figura que la persona sea inteligente por ejemplo, ahí existe el interés, ya que esa inteligencia dará frutos y sin ir muy lejos, esa inteligencia será recepcionada por ti, disfrutada por ti. Por el contrario en el aspecto económico, hay que saber diferenciar y como ya se mencionó siempre existe un interés en las relaciones, ya que la pareja siempre ofrece algo en particular que a ti te gusta, como la caballerosidad y galantería. Entonces, si uno busca una persona rica que te solucione los problemas y no hay un sentimiento real, eso efectivamente está mal porque te conviertes en un aprovechado, un “trepador”.

En cambio, si eres una persona que por ejemplo dice “yo busco a alguien que además de sus cualidades y talentos, tenga para ir a comer y pagar a medias” [suelo decir eso], eso no te hace interesado o superficial, sino que estás acostumbrado a un estilo de vida en particular y es normal. Entonces, si la parte con pocos recursos intenta seguir el ritmo, tarde o temprano no podrá estar a la par, lo cual le puede generar frustraciones o problemas existenciales respecto a su suerte; mientras que si eres la de los recursos, tarde o temprano también te puedes llegar a sentir limitada, debido a que muchas de las actividades que solías realizar tendrán que ser pospuestas o canceladas, debido a que no quieres generar incomodidad para tu pareja y tampoco estás dispuesto a pagar por algo que no te compete, porque si se vuelve rutinario y creas esa mala costumbre, al final la relación terminará muy, pero muy mal.

¿Te importa el físico?

Independientemente de si tu respuesta es afirmativa o negativa, esto es algo sencillo: todos tenemos colores favoritos, cosas que nos gustan y cosas que no. El concepto de belleza es cambiante y evolutivo, ahora lo que importa es la calidad de la persona, sus valores o inteligencia. Mientras, que si eres alguien con preferencias respecto al cuerpo, quiero decirte que es perfectamente normal, por eso tienes ojos y eso no te convierte en superficial.

Para muchos, el físico no es importante [aunque siempre hay algo que te gusta, bonitos ojos, labios gruesos, piernas y manos delicadas, etc.], ya que creen que lo relevante es el interior. En lo personal considero que el físico tiene un sentido, pero debe de complementarse con una buena personalidad, actitud y ambiciones.

Nadie tiene porque juzgarte, es tu vida, tus preferencias. Aquí es necesario decir que la atracción no tiene nada que ver con la discriminación, son cosas totalmente distintas.

¿Qué hay de las actitudes y comportamientos? 

En lo personal, esta parte es una de las más polémicas, si hay algo que detesto es la vulgaridad y la chabacanería; por ende no me fijo en alguien así, o si la persona con la que estoy tiene algún defecto derivado de la ordinariez y luego de hablarlo no desea cambiar; ahí mismo hago la maleta.  Las actitudes y comportamientos son como el sexo, sino hay química, no sirve. Aclarando que no es creerse fino o sofisticado, es en términos sencillos tu forma de ser, lo que buscas y esperas de alguien. 

La educación es fundamental en la actualidad, un punto que en muchos casos es más radical que otros como el físico, si tu enamorado (a) por más bello o corpulento que sea, en la calle hace algo grotesco o es agresivo y violento con otros, lo más probable es que termines la relación.

Cerramos este punto diciendo que ninguna de estas decisiones es sencilla si uno no se siente seguro de si mismo, hay que tener presente que debes de valorarte, saber que mereces lo mejor, caso contrario no podrás aspirar algo verdaderamente distintivo. 

¿Y el sexo?

Este es un tema delicado, que se da después de la atracción y que determina la compatibilidad con la pareja. Las expresiones verbales, tiempos, formas, tamaños e intensidad, son elementos cruciales para que haya una verdadera compenetración como pareja. 

Para muchos el sexo pasa a un segundo plano, pero eso dependerá no de uno, sino de los dos, ya que si el problema está en una de las partes, la relación no marchará bien. Es por eso que el diálogo es fundamental, es importante decir lo que te gusta y lo que no, con franqueza para evitar un daño mayor en un futuro y que puedan surgir resentimientos entre ambos. 

El sexo ha sido bastante estudiado a lo largo del tiempo, se ha normalizado lo cual es estupendo. Antes hablar de esto era un tabú; ahora cada individuo lo disfruta a su manera, experimenta para saber lo que le gusta y ya no es mal visto por la sociedad. Por ejemplo, aquellas personas con fetiches, fantasías buscan a una pareja que comparta estos gustos y/o estén abiertas a experimentar. Considero que siempre hay un punto medio en el cual la pareja puede llegar a entenderse, por eso es importante hablar y sincerarse.

Como vemos, los gustos marcan nuestras decisiones, somos libres de tener estándares o requisitos, sean estos físicos o derivados de la personalidad y el comportamiento. Nunca dejes que te juzguen y sobretodo siempre mantén tu esencia.

Luiri

Les mando un fuerte abrazo, nos vemos en una siguiente nota.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: