Sus sentimientos estaban guardados, empezó a cuidarlos, a no exponerlos, pensando de una manera más racional. Creo que transformo sus sentimientos, en algo que quizá sea miedo, esa clase de miedo que hace temblar las rodillas, entrecorta la garganta y pone en duda las decisiones tomadas.

Algo que no es impermeable, que es sumamente vulnerable y que nos hace recordar que estamos vivos. No sé en qué momento dejó de sentir inseguridad, y comenzó a dar pasos firmes hacia alguien; por su puesto que lo desconocido da miedo, pero … ¿Qué pasa si ya lo conoces?

También podría decir que… Nunca se termina de conocer a las personas, y esa constante lucha de la razón versus el corazón, generan un conflicto; un caos emocional que hace desesperar a cualquiera, perdiéndose de apoco, perdiéndose una vez más.

Miedo, es lo que ahora siente, quizá sé equivocó o tal vez ni él mismo está seguro; la realidad es que no sabemos que hay más allá de los miedos de las personas, quizás no es momento de anotar lo que hizo mal.

Pero, ¡¿Cuántas veces escuché esa excusa?!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: