+

LIF WEEK Otoño-Invierno 2019,“Nuevos Talentos”

Luiri los saluda, vestidos con nuestros mejores atuendos ya que el Lima Fashion Week llegó. Esta temporada nos sorprendió con nuevos talentos quienes deslumbraron a la audiencia por su gran dominio de este arte, así como también la calidad y originalidad de cada uno de los atuendos presentados en la pasarela. Esta es una gran oportunidad que se le brinda a los diseñadores jóvenes, quienes consiguen mostrar su creatividad a toda la audiencia y al mundo entero.

Ahora, comencemos con lo que tod@s ustedes están esperando, el análisis de cada uno de las colecciones presentadas esta temporada. Comenzando por los nuevos diseñadores.

Xajire Fuentes, egresada del Instituto CEAM, quien a través de sus preciosos encajes, texturas y pedrería nos trasmite la visión romántica y femenina de su marca. En la colección mostrada nos presento unos vestidos de cuento de hadas, preciosos vestidos de novia, con el “trend” de las transparencias, pero logrando bellos y etéreos diseños. 

Fuente: LIF Week – Facebook

Camila Reyes, egresada destacada de Chio Lecca Fashion School trajo consigo diseños muy arriesgados, con brillantes colores y mezclas intrépidas que nos llevan a un concepto futurista.

Fuente: LIF Week – Facebook 

Alexandra Salcedo, CEAM. Presentó diseños fuertes, con personalidad, que destacaron por la creativa combinación de texturas, colores y formas geométricas que otorgaron carácter a cada una de las prendas.  

Fuente LIF Week – Facebook 

Paola Cabrera, egresada de Chio Lecca, sorprendió a todos los presentes con diseños inspirados en arquitectura, además de las combinaciones monocromáticas que en su caso particular destacaron de manera muy positiva.

Según las propias palabras de la misma para diario El Comercio, “Lo que me inspiró fue la arquitectura de Shanghái y mi objetivo es que la gente pueda apreciar otras culturas a través de la moda”. 

Fuente: LIF Week – Facebook 

Lady Ann, egresada de la UPC trajo a la pasarela prendas desarrolladas con mermas textiles de denim, y las mismas están inspiradas en temas enfocados en la relación e impacto del consumo y la tecnología en la sociedad; el género y su impacto en las prendas (prendas sin etiquetas ni género); moda urbana, entre otros. 

Fuente: LIF Week- Faceboook 

Soleil Cuellar, la ganadora de la noche, egresada de la UPC se llevó el galardón otorgado por Key Education y el Instituto Marangoni. Ella hará una pasantía en el importante centro de enseñanza de Milán.

Su concepto fue muy elaborado y estuvo cargado de investigación que partió de elementos de un libro de Michael Foucault, del cuadro “Las Meninas” de Velázquez, y finalmente de las camisas de fuerza usadas en manicomios durante la era victoriana. Todo el compendio de información recopilada y transformada en el estilo de la joven diseñadora, le permitió ganar el importante premio de la noche. Soleil dijo para el comercio: “Para mí esta colección es un viaje personal, sobre la eliminación del estigma y las etiquetas que la sociedad nos impone; es no tener miedo de ser uno mismo y también es un mensaje de respeto para las personas que son ignoradas, diferentes, señaladas. Hay cosas que yo he vivido y que están manifestadas en esta colección”.

Fuente: LIF Week- Faceboook 

A cada uno de nosotros nos encantó este episodio de talento nuevo, fresco y sin lugar a dudas lleno de creatividad e innovación. Me fascinó sobremanera el concepto de cada una de las diseñadoras, deseando desde ya los mejores éxitos en su carrera y desarrollo profesional. Llegarán muy lejos, pero sobretodo y lo más importante, es que dejarán el nombre del Perú en lo más alto. 

Fuentes: 


+

¿CON LA CABEZA O EL CORAZÓN?

Hace unos cuantos días redacte la  supuesta ultima nota relacionada al amor y al romanticismo, aludiendo el hecho de que ya eran muchas [sucesivas] las notas relacionadas a estos temas. Sin embargo, en estos últimos días estuve pensando sobre qué tema podía escribir, relacionado a cualquiera de las otras categorías del blog y después de varias horas de reflexión, me di cuenta que las cosas no fluyen correctamente si hay presión. Escribir de manera impersonal sobre algo que en realidad no te nace, no va con mi forma de ser ni de ver las cosas. 

¿Con la cabeza o el corazón?  Una interrogante que nos acompaña a lo largo de nuestra vida y que es transmitida de generación en generación. Las personas, en ciertos momentos solemos pensar con cabeza fría, de forma calculadora, tratando de obtener el máximo beneficio evitando cualquier daño u contratiempo.  Mientras que otras veces, optamos por seguir nuestra intuición, “seguir” nuestro corazón. Esta manera de hacer y ver las cosas nos colocan en un estado de vulnerabilidad y a la vez de fortaleza, porque por un lado nos exponemos a salir lastimados, pero también nos manifiesta nuestras verdaderas intenciones, lo que nos nace, lo que nos mueve. Al igual que la interrogante, es bien sabido que cuando dejamos de hacer algo que queríamos con todo nuestro corazón; nos arrepentiremos por siempre, ya que nunca sabremos si aquello que deseábamos, hubiera podido ser o qué nos hubiera deparado la vida si tomábamos aquel otro camino. 

La presente realidad nos demuestra una infinidad de cosas, que en un contexto “normal” no serian tomadas en cuenta.

Hoy día estamos y tal vez mañana no

Esta afirmación que puede sonar cliché, en la actualidad se ha vuelto el pan de cada día, miles por no decir millones de personas nos ha dejado en lo que va del pasado año; sueños truncados, proyectos de vida archivados eternamente, intenciones que se quedaron en solo eso, historias que no tendrán una continuación ya que su final se antepuso, en muchos casos, al prólogo u dedicatoria. Sin duda, una dramática realidad que nos abre los ojos y enseña que nadie está a salvo, que solo somos almas pasajeras en este vasto universo, con propósitos de vida que deben ser respetados no por su escala o envergadura, sino por la esencia de los mismos

Esta reflexión permite que veamos nuestra vida como un regalo que cada día se renueva, se transforma. Por ello, debemos de aprovechar al máximo cada segundo, hacer lo que amamos de verdad [responsablemente], sin importar las criticas de la gente, hablar con aquella persona si es lo que te nace, expresar tus sentimientos sin miedo al rechazo, desarrollar tus ideas siendo tu mismo(a), alejarte de las malas energías, de aquellas personas que lo único que hacen es derrumbar tus ideales y no aportar nada bueno a tu existencia.

La vida ha demostrado su fragilidad, y como la premisa; es muy corta para andar con indecisiones. Lo racional suele ser lo más atinado y soy un acérrimo seguidor de lo pensante, lógico, pero ciertas cosas no siempre pueden ser vistas bajo una lupa inquisitiva o un cuadro de control de riegos; hay circunstancias excepcionales en las que solo debemos fluir, seguir nuestra intuición, lo que nos dice nuestro corazón, que al fin y al cabo es lo único real y verdadero. 

Les dejo un bello poema debe ser parte de nuestra filosofía de vida.

Baila como si nadie te estuviera viendo

Ama como si nunca te hubieran lastimado 

Canta como si nadie te escuchando 

Trabaja como si no necesitaras dinero 

Vive como si hoy fuera tu último día

Alfredo D’ Souza

Nos vemos en una siguiente nota, recordado siempre decir lo que piensas y de nunca salir de casa sin haber dicho todo lo que tenias en mente. Sé tú mismo y agradece por cada nuevo día, los cuales son una oportunidad para ser felices.

+

Romances a la antigua

Seguimos con mariposas en el estómago esta semana, maratón de series y películas de amor; disfrutando ya de las tan ansiadas vacaciones. Me encuentro finalizando una de mis series favoritas “Sex and the City” y terminando de ver “Amor en los tiempos del cólera”, cuyo libro no logro terminar desde hace meses, pero ahora los personajes cobran vida al imaginármelos durante la lectura. Evidentemente son contextos, culturas y estilos de vida distintos en su totalidad, pero que tienen algo en común, el romance y mucho drama. 

El amor, tema tratado con regularidad en este blog, es uno de mis temas favoritos; lamentablemente estimado lector, se encuentra en el espacio de un romántico [moderno claro está], pero cursi al fin y al cabo. 

Mientras disfruto de estas historias de romances, me es imposible no tomar nota de alguna idea en particular. Esta vez, me inspiré en los romances de antaño, aquellos amores que nacían de un intercambio de miradas, que despertaba las más profundas emociones con el solo rozar de las manos o intercambio de palabras.

Me planteo así las siguientes interrogantes: 

¿Qué hacía tan especial a los amores de antes? 

A pesar de pertenecer a una generación con convicciones muy diferentes, las historias transmitidas por mamá, abuela, bisabuela y las películas – series inspiradas en años pasados, permiten conocer de cerca aquella realidad. Aquí, la comunicación es determinante, porque en esos entonces no existía la magia que tenemos hoy en día, el whatsapp, redes sociales, correo electrónico, hasta por plataformas de vídeo puedes entablar una conversación. Mientras que antes, una breve carta significaba un mundo para los enamorados, significaba un verdadero interés en aquel ser amado. Palabras pensadas individualmente para que en solo unos cuantos párrafos consiguieras expresar todo tu amor, toda esa angustia por no poder estar juntos. Esto sin duda no podía hacerse a diario; por lo que la espera era una muerte lenta, donde la vida no significaba nada, los días pasaban y en lugar de perder las esperanzas, esa eternidad fortalecía aquel amor a tal grado de poder considerarse una obsesión, que solo podría aliviarse cuando una solitaria carta se deslizara por debajo de la puerta. Y fue así como las cartas se convirtieron en ese nexo para crear grandes historias de amor.

Con la llegada del teléfono, aquellas almas que vivían del amor podían ahora escucharse y sentirse más juntos que nunca. Un lujo que solo unos pocos podían disfrutar, pero que significa nuevamente un esfuerzo [en algunos casos enorme] para poder hablar con aquella persona. Pactar una hora para llamarse era toda una hazaña, ya que las jovencitas debían escabullirse del papá para no ser escuchadas y poder expresar lo más rápido posible todo lo que sentían.

Vemos que esa limitación para comunicarse establece un notorio diferencial, que puede ser ejemplificado como cuando no puedes contactarte con tu pareja debido a cambios de horario, trabajo y demás; lo cual genera que la hora pactada para comunicarte [al igual que los romances del pasado] sea el mejor momento del día, sin importar la hora o el cansancio que uno de los dos tenga. 

¿La tecnología es causante del fin del romanticismo?

Lo prohibido, limites y dificultades generalmente ocasionaban una reacción contraria que básicamente consistía en una especie de obstinación que no cesaba y que conviertía a los enamorados en mártires del amor. Sin embargo, en la actualidad la comunicación no es un problema; como hemos mencionado en lineas anteriores, existen infinidad de medios para comunicarse al instante. Las cartas han pasado casi al olvido y esa sensación de angustia se ha perdido, lo cual ha convertido la espera en un caldero tóxico, donde ya no importan las excusas, sino la hora de su última conexión. Esto, al final solo daña las relaciones, que con el pasar del tiempo se vuelven cada vez más y más breves. 

PERO no todo puede ser malo, por el contrario el avanzar de la tecnología permite muchas cosas que antes hubieran sido impensables, las videollamadas por ejemplo, que para quienes tenemos a seres amados muy lejos permiten estar a solo unos centímetros de ellos y sentir que estamos en la misma habitación, compartir momentos especiales, fiestas, etc. Hoy, las parejas pueden mantener durante cierta cantidad de tiempo una relación a distancia, que si se basa en confianza, respeto y verdadero amor, perdura a pesar de los obstáculos

¿Solo las mujeres son románticas?

La mujer, considerada siempre la parte sentimental, lleva sobre su género el peso de siglos de ideas erróneas – absurdas, relacionadas a que solo ellas son (deben ser) románticas, producto del retraso como sociedad. Sin embargo, a lo largo del tiempo hemos visto también a grandes hombres apasionados, verdaderos románticos, capaces de morir por amor. Por ello, considero que el romanticismo no solo es cosa de mujeres; sino que el machismo es un factor que menosprecia los delicados detalles, por lo que un hombre romántico siempre es blanco de burla de los “amigos”, quienes lo consideran no tan “hombre”. 

Aquí, me tomo el atrevimiento de decir que los chicos tienen un forma particular de expresar sus emociones, no todos son un Romeo, porque pensándolo bien, sería como vivir en un frasco de miel, completamente pegajosos. Es por eso que no siempre ver una película romantica es un buen plan para un chico, y es allí donde la otra parte debe mostrar su versatilidad y poder encontrar un punto medio en el que ambos disfruten los momentos. Luego, las frases o dedicatorias de amor, no siempre tienen que ser la única forma de expresar tus sentimientos. Considero que lo importante no es lo que dices; sino lo que haces, son las acciones lo que de verdad se toma en cuenta; porque esconden sentimientos profundos que tal vez no podrían ser expresados con palabras que, al final todos podrían decir. 

¿Nos hemos vuelto fríos? 

Esto es relativo, a veces las parejas olvidan que la relación es de dos y culpan al novio(a) de la monotonía, de la ausencia de ese fuego que tanto gusta. Cuando en realidad, está en los dos el hecho de mantener viva esa chispa, de salir de la rutina, de conocer verdaderamente los gustos de tu pareja, de satisfacer mutuamente sus pasiones, descubrir nuevos pasatiempos, respetar sus espacios, etc. Pero hay algo que es necesario para que todo lo anterior sea efectivo, y es el disfrutar de la compañía de tu pareja, ya que si haz llegado al punto de no querer pasar tiempo con él o ella, algo no marcha bien y debe ser tratado inmediatamente para encontrar una solución. 

Finalizo recordando que ahora no existen ataduras como antes, donde tenías que mantenerte casado hasta la muerte y vivir desdichado; sino que…

Lo verdaderamente importante es tu felicidad, amar según tus propias convicciones, soñar sin limitaciones, agradeciendo lo que tienes y lo que está por llegar.  

Jorge Luis Alva Miyashima

Nos vemos en una siguiente nota, ¿consideran que aún existan románticos(as) como los de antes?

+

Una fugaz y verdadera ilusión

Inicié el año no tan bien como quería, no en una playa viendo el amenecer; sino en mi oscura habitación, acompañado de un fiel mejor amigo que entre risas y bromas, logró que este tan especial e importante día sea llevadero y no tan solitario. 

Soy una persona un poco complicada, por momentos muy frío y superficial con ciertos sentimientos, ya que solo me muestro tal cual con las personas más cercanas a mí; sin embargo, cuando conozco a alguien especial, mi forma de ser da un giro de 360 grados.

Es muy raro que muestre otro tipo de interés en una persona; por lo general todos pasan a la zona del amigo. Mi experiencia amorosa es relativamente pobre, pero en esa poca experiencia he pasado por varias situaciones que me han hecho madurar, pensar con la cabeza fría y demás. Sin embargo, esta vez me dejé llevar por lo que sentía y no porté el escudo que me protegía de los dulces y a la vez amargos sentimientos del amor. 

Evidentemente el amor no aflora en solo unas semanas, pero si el interés, valorar la compañía de esa persona, imaginarte ciertas cosas (cursi ya lo sé…), pero cuando uno no está tan acostumbrado a estas experiencias, a veces nos tomamos las cosas muy enserio y glorificamos los pequeños detalles. Soy consciente que puede parecer un poco inmaduro de mi parte, o tal vez sensible – débil, pero en lo particular estoy feliz de haber podido ilusionarme otra vez, de haberme alegrado cada vez que sonaba una solitaria notificación en medio del silencio, de sonreír como tonto al ver los mensajes en la pantalla del celular, de desesperarme al primer timbre de una llamada y de alistarme al instante al saber que esa persona estaba en camino.

Suelo mostrarme fuerte, ser el chico de la gran personalidad, el anfitrión de las fiestas; entre otras referencias no tan modestas. Pero la realidad es que aveces cuando llega alguien que despierta mi poco receptivo interés; es como si mágicamente aflorara un dulce y meloso Jorge Luis, lleno de suspiros, cursilería. Esta es una faceta que suele estar dormida, por que me deja completamente vulnerable, lo cual, no es de mi total agrado. 

El primer día del año fue uno de catarsis, de renovación. No me arrepiento de lo que pasó, de esas contadas semanas que fueron perfectas; de haberme entregado completamente y soñado con algo que hubiera podido ser, con certeza, más serio. 

Soy consciente de que todo pasa por algo y soy feliz de haber podido sentir después de más de una año, el dulce sabor del romanticismo. Y, finalmente, que a pesar de haber salido con el corazón un poco herido, he vivido y soñado [después de mucho], de manera plena durante aquellas mágicas horas, llenas de caricias y suspiros… 

+

Un cuento navideño diferente

Sentimientos encontrados, nostalgia y un poco de tristeza me acompañan en estas fechas de fin año. Pero… ¿por qué? Si la navidad es una fecha que despierta los sentimientos más bellos y cálidos en las personas, que manifiestan nuestra solidaridad y humanidad.

Recuerdo siempre como de pequeño la navidad era el día más importante del año, junto a mis primos abarrotábamos la casa familiar, el árbol de navidad repleto de regalos que casi ocupaban mitad de sala, los tíos riéndose a carcajadas por nuestra emoción por querer abrir los regalos, amanecer jugando con todo lo nuevo. Recuerdo esto con nostalgia por el hecho de cómo con el pasar del tiempo las cosas van cambiando. Las familias por cuestiones del destino se alejan o se ven separadas por océanos interminables, que lo único que permiten es vernos a través de una cada vez más cálida videollamada. Los niños de antes ahora son adultos y abrieron sus alas, la tan adorada casita familiar fue quedándose vacía, cuartos de cuartos ahora depósitos, antes albergaban a casi 15 personas; una casa muy bulliciosa sin duda alguna, pero un lugar donde nunca te sentías solo.

Ya son tres años continuos que en esta fecha me encuentro alejado de mi familia nuclear. Ahora entiendo a lo que se refería mi mamá, cuando decía que estas fechas pueden ser muy melancólicas; antes no lo comprendía porque me dejaba llevar por la inmadurez y superficialidad de los regalos u obsequios, los cuales si uno se pone a pensar son solo objetos, simples vanidades que no se comparan en nada a un cariñoso abrazo de tu ser querido, a un beso a tu hermana menor o una sencilla cena en familia. 

Este año con todas sus tragedias y malas noticas, nos está dejando muchas cosas buenas, nos ha mostrado lo importante que es la unión familiar, esa necesidad de querer estar con tu abuela, nietos, sobrinos y tener que verlos de lejos es una experiencia muy fuerte que rompe el corazón. La pandemia frustró planes – proyectos; sin embargo, nos ha dado tiempo para reflexionar, pensar en lo que queremos en realidad, en cómo nos sentimos con nosotros mismos; nos ha hecho valorar los pequeños detalles y muestras de afecto, que endulzan nuestra ahora solitaria existencia. 

Esta navidad muchos nos privaremos de reunirnos con nuestros familiares, pero la diferencia es que por primera vez estamos experimentado la frustración de no poder hacerlo, lo cual nos hace darnos cuenta lo especial que era la cena de noche buena, los verdaderos valores que profesaba, que los protagonistas no eran la mejor comida, el mejor espumante o los  regalos más caros; sino que éramos nosotros, lo demás eran son solo accesorios [bonitos claro está], pero que no son la esencia de esta fecha tan especial. 

Hoy deseo que cada uno de ustedes pase una bella navidad, que valoren todos esos pequeños detalles, que sean muy felices, que abracen a sus padres y hermanos si los tienen con ustedes, apapachen a sus abuelos si tienen el privilegio de estar con ellos, carguen mucho ese celular para cenar acompañados gracias a la virtualidad y recordando lo más importante:

La familia, así sea en la riqueza, pobreza o enfermedad, siempre estará con nosotros. Feliz Navidad para todos.

de Jorge Luis Alva Miyashima

+

Una cuestión de gustos

La pasión, el enamoramiento y desenfreno, son términos con los que muchos sueñan [me incluyo], que genera suspiros y sensaciones tan dulces como el algodón de azúcar; tanto así que cuando entras a esta etapa es como si volaras, sintiendo de repente una necesidad sin limites de estar con esa persona; de tenerla cerca, abrazarla y hacer cualquier cosa con tal de estar juntos.

Bueno hasta allí todo marcha bien y es color de rosa. Pero, hablando sin filtro y remontándonos al inicio , ¿en quién te fijas?, ¿qué es lo que te importa?, ¿qué es lo que te hace suspirar?, ¿el físico o lo interior?, ¿la comicidad o el ser intelectual?, ¿realista o ambicioso? Todas estas cuestiones son gustos, preferencias puntuales que como ser humano tienes, por lo que no debes de sentirte mal si tienes cierta inclinación a personas con características singulares, sean estas físicas o de personalidad.

En mi experiencia personal cuando se tratan estos temas, muchas veces los amigos, amigas malinterpretan el asunto y te consideran superficial, interesado, creído y demás adjetivos populares; sin embargo, nunca me he amilanado u ofendido, por el contrario me lleva a la reflexión y al análisis.

Ahora, respondamos lo siguiente: ¿Eres verdaderamente interesado?

A pesar de que la respuesta en la mayoría de casos es no, me gustaría comentar que el interés es mal visto, si entre tus gustos figura que la persona sea inteligente por ejemplo, ahí existe el interés, ya que esa inteligencia dará frutos y sin ir muy lejos, esa inteligencia será recepcionada por ti, disfrutada por ti. Por el contrario en el aspecto económico, hay que saber diferenciar y como ya se mencionó siempre existe un interés en las relaciones, ya que la pareja siempre ofrece algo en particular que a ti te gusta, como la caballerosidad y galantería. Entonces, si uno busca una persona rica que te solucione los problemas y no hay un sentimiento real, eso efectivamente está mal porque te conviertes en un aprovechado, un “trepador”.

En cambio, si eres una persona que por ejemplo dice “yo busco a alguien que además de sus cualidades y talentos, tenga para ir a comer y pagar a medias” [suelo decir eso], eso no te hace interesado o superficial, sino que estás acostumbrado a un estilo de vida en particular y es normal. Entonces, si la parte con pocos recursos intenta seguir el ritmo, tarde o temprano no podrá estar a la par, lo cual le puede generar frustraciones o problemas existenciales respecto a su suerte; mientras que si eres la de los recursos, tarde o temprano también te puedes llegar a sentir limitada, debido a que muchas de las actividades que solías realizar tendrán que ser pospuestas o canceladas, debido a que no quieres generar incomodidad para tu pareja y tampoco estás dispuesto a pagar por algo que no te compete, porque si se vuelve rutinario y creas esa mala costumbre, al final la relación terminará muy, pero muy mal.

¿Te importa el físico?

Independientemente de si tu respuesta es afirmativa o negativa, esto es algo sencillo: todos tenemos colores favoritos, cosas que nos gustan y cosas que no. El concepto de belleza es cambiante y evolutivo, ahora lo que importa es la calidad de la persona, sus valores o inteligencia. Mientras, que si eres alguien con preferencias respecto al cuerpo, quiero decirte que es perfectamente normal, por eso tienes ojos y eso no te convierte en superficial.

Para muchos, el físico no es importante [aunque siempre hay algo que te gusta, bonitos ojos, labios gruesos, piernas y manos delicadas, etc.], ya que creen que lo relevante es el interior. En lo personal considero que el físico tiene un sentido, pero debe de complementarse con una buena personalidad, actitud y ambiciones.

Nadie tiene porque juzgarte, es tu vida, tus preferencias. Aquí es necesario decir que la atracción no tiene nada que ver con la discriminación, son cosas totalmente distintas.

¿Qué hay de las actitudes y comportamientos? 

En lo personal, esta parte es una de las más polémicas, si hay algo que detesto es la vulgaridad y la chabacanería; por ende no me fijo en alguien así, o si la persona con la que estoy tiene algún defecto derivado de la ordinariez y luego de hablarlo no desea cambiar; ahí mismo hago la maleta.  Las actitudes y comportamientos son como el sexo, sino hay química, no sirve. Aclarando que no es creerse fino o sofisticado, es en términos sencillos tu forma de ser, lo que buscas y esperas de alguien. 

La educación es fundamental en la actualidad, un punto que en muchos casos es más radical que otros como el físico, si tu enamorado (a) por más bello o corpulento que sea, en la calle hace algo grotesco o es agresivo y violento con otros, lo más probable es que termines la relación.

Cerramos este punto diciendo que ninguna de estas decisiones es sencilla si uno no se siente seguro de si mismo, hay que tener presente que debes de valorarte, saber que mereces lo mejor, caso contrario no podrás aspirar algo verdaderamente distintivo. 

¿Y el sexo?

Este es un tema delicado, que se da después de la atracción y que determina la compatibilidad con la pareja. Las expresiones verbales, tiempos, formas, tamaños e intensidad, son elementos cruciales para que haya una verdadera compenetración como pareja. 

Para muchos el sexo pasa a un segundo plano, pero eso dependerá no de uno, sino de los dos, ya que si el problema está en una de las partes, la relación no marchará bien. Es por eso que el diálogo es fundamental, es importante decir lo que te gusta y lo que no, con franqueza para evitar un daño mayor en un futuro y que puedan surgir resentimientos entre ambos. 

El sexo ha sido bastante estudiado a lo largo del tiempo, se ha normalizado lo cual es estupendo. Antes hablar de esto era un tabú; ahora cada individuo lo disfruta a su manera, experimenta para saber lo que le gusta y ya no es mal visto por la sociedad. Por ejemplo, aquellas personas con fetiches, fantasías buscan a una pareja que comparta estos gustos y/o estén abiertas a experimentar. Considero que siempre hay un punto medio en el cual la pareja puede llegar a entenderse, por eso es importante hablar y sincerarse.

Como vemos, los gustos marcan nuestras decisiones, somos libres de tener estándares o requisitos, sean estos físicos o derivados de la personalidad y el comportamiento. Nunca dejes que te juzguen y sobretodo siempre mantén tu esencia.

Luiri

Les mando un fuerte abrazo, nos vemos en una siguiente nota.

+

Pretextos y más pretextos

¿Es una costumbre?, ¿lo hacemos intencionalmente? Si hay algo que caracteriza a la persona irresponsable, es la manera en la cual se excusa y desprende de sus tareas.

Día a día en la universidad presentamos trabajos, proyectos de investigación, guías prácticas, exposiciones, entre otras cosas. Y pues, lo que se busca es el desarrollo de habilidades sociales y el trabajo en equipo; por tanto, es común reunirse entre compañeros y miembros de un equipo para analizar los pendientes, dividir los trabajos, establecer plazos para entregas de avances y demás. Cuando uno hace estas actividades nunca falta aquel personaje que nunca puede, el que por circunstancias del destino, le suceden todos los problemas posibles, llega tarde, pierde sus cosas, siempre tiene que trabajar; en fin, una maraña de pretextos. En mi caso soy tolerante, pero no tonto, porque conozco cuando la persona es fanfarrona y mentirosa, en este punto puedo ser peor que cualquier antagonista.

Anuncios

Todas los estudiantes pasamos por problemas de diversa índole, pero estos no pueden convertirse en nuestro sello personal, porque comenzamos a caer antipáticos. La situación se complica más cuando no somos sinceros y algo que hubiera podido ser comprensible para el líder y demás miembros del grupo, se torna un pretexto ridículo, que a leguas carece de verdad.

Considero que es mejor decir con franqueza lo que sucede, porque si de manera reiterada fallamos a nuestro equipo, el mismo ya no nos tomará en cuenta. Como líder de mis grupos de trabajo [a los cuales reconozco su dedicación y esmero] insto a que me digan sus problemas con honestidad. Así suene “loco” prefiero que me digan que están en una fiesta, a que me inventen un problema digno De la Rosa de Guadalupe, porque automáticamente dejo de escuchar y con mucho o mas bien poco pesar, coloco sin titubear un ” ” (menos) gigante al costado de su nombre en las carátulas respectivas.

Ante lo anteriormente mencionado, algunos podrán pensar que es una actitud radical. No lo creo, por el contrario es un favor que se le hace a la persona; porque así se le enseña a que debe ser responsable y sincero, a que su falta de dedicación no solo le perjudica a él, sino que, afecta a todo un grupo de trabajo, genera trabajo doble, malas noches, exposiciones poco coordinadas y explicaciones nada agradables al docente de turno frente a un salón en pleno.

Concluyo esta semana dedicada a la vida universitaria con la idea puntal de que nuestras acciones reflejan como somos, desde lo mas profundo de nuestro ser, funcionando como un espejo prospectivo; que para unos pocos muestra un futuro prometedor y para otros muchos un simple y desolado páramo. Cierro, recordando que son las pequeñas cosas las nos moldean y construyen nuestro porvenir.

+

¿Cuál era link?

Estos días sin duda alguna son de desfogue. En la nota anterior relataba algo que que me incomoda sobremanera, la ineptitud. Hoy quiero comentar otro tema que considero relevante y particular, la dejadez.

La falta de interés en algunas actividades siempre ha estado presente; no es un tema nuevo, es parte de nuestra compleja naturaleza. La dejadez con la que el hombre actúa frente a determinadas tareas, ha sido una constante a lo largo de la historia y varía de persona en persona. El hombre en su total libertad, decide lo que le gusta y lo que no, lo que le llama la atención y lo que considera absurdo u aburrido; sin embargo, cuando ya hemos tomado una dirección la situación es otra y las cosas no se pueden tomar con la misma ligereza. 

Al optar por una carrera universitaria o técnica, nos encontramos en la búsqueda de conseguir un logro personal, desarrollo, superación, entre otras cosas. Por lo tanto tenemos responsabilidad con nosotros mismos, el papá, la mamá ya están en otro plano y todo depende de cada uno. En la etapa universitaria la gran mayoría es adulta, lo cual debería ser sinónimo de madurez, responsabilidad e integridad; pero la realidad es otra. Hay jóvenes que da la impresión que estudian por obligación; es decir no les apasiona su carrera, parece como si fuera un pesar-martirio tener que estudiar, hacer tareas o leer. Ante esto yo me pregunto ¿no sería mejor que vuelvan a realizar el tradicional test vocacional? tal vez de esa manera se podrían dar cuenta que la universidad o esa carrera no era la única opción.

Cada persona tiene un talento singular, solo que muchas veces se toman decisiones poco acertadas. Algunas destrezas no son tomadas en cuenta porque en nuestra errónea convicción, consideramos que el éxito solo se logra estudiando en la universidad. En mi humilde opinion creo que cada uno debe de desempeñarse en aquello en lo que es verdaderamente bueno o en lo que de verdad le apasiona. La universidad, ofrece un abanico de carreras para un sinfín de perfiles, pero no es el único camino; existen otras alternativas como institutos de arte, actuación, baile, canto, música, idiomas y demás que incrementan la probabilidad de conseguir desarrollarnos a partir de nuestras destrezas y gustos.

El nombre que escogí para esta nota es el ejemplo más cercano que puedo dar para explicar la dejadez. Día tras día, los que estamos estudiando nos conectamos a las clases virtuales a través de links; pero por una razón que esta fuera de mi entendimiento, algunos compañeros no se toman la molestia de apuntarlos. Estos links son recurrentes e inclusive están en las descripciones de los grupos de whatsapp, a los cuales todos tenemos acceso desde el celular. Entonces, las preguntas son: ¿por qué los estudiantes no apuntan los links en un bloc de notas [de su computadora] o en sus dispositivos móviles? o más simple aún ¿por qué no entran a la descripción del grupo y colocan el link? sin tener que pedirlo cada día, ¿tanta pereza y desinterés puede haber? Definitivamente lo más fácil es que un inadaptado se tome la molestia de pasar los links de clase, yo en lo particular no respondo esos mensajes, porque no comparto el pensamiento del trabajo fácil.

Lo anteriormente mostrado da la impresión que es algo tonto e irrelevante, pero como siempre digo: es a partir de las pequeñas acciones donde la persona se forma y muestra cómo es. Esos personajes son los que realizan las siguientes preguntas constantemente:

  • ¿Qué se hacia?
  • ¿Qué dejaron de tarea?
  • ¿Ya tomo lista?

Ojo: Lo de las preguntas solo aplica para personas que de manera recurrente están distraídas y perdidas en la clase: no para casos particulares de distracción efímera.

Si estamos estudiando debemos ser organizados; tal vez no como la típica chica de los plumones, pero si de manera puntual, responsable y ordenada. Por otro lado, si sientes que la carrera te abruma, no es de tu gusto y por esa razón es que no demuestras interés; recuerda siempre lo siguiente: nunca es tarde para cambiar de carrera o de especialidad, por que es nuestro futuro lo que esta en juego. Al comienzo una decision así no es fácil, pero tengamos presente que lo poco que uno aprende en una carrera mal escogida, siempre se quedara con nosotros; por lo tanto no serán años perdidos ya que en algún momento este conocimiento nos será de gran utilidad.

Termino esta nota con la siguiente reflexión: Somos nosotros quienes decidimos si seremos buenos profesionales, o si formaremos parte del gran montón; de ser sinónimo de éxito o de mediocridad. Nos vemos en una siguiente nota.